Salsa de ajo casera ¡acompaña tus comidas o sola con pan!

Prepara una deliciosa y fácil salsa de ajo casera para acompañar tus comidas favoritas o disfrutar sola con pan.

La salsa de ajo casera es un tesoro culinario que agrega un toque de sabor intenso y aromático a cualquier plato. Su versatilidad la convierte en un elemento imprescindible en la cocina, ya que puede transformar una comida simple en algo extraordinario. Desde aderezar carnes y pescados hasta realzar el sabor de verduras al vapor, esta salsa es un verdadero comodín gastronómico.

La mejor parte es que preparar tu propia salsa es sumamente fácil y requiere pocos ingredientes. El ajo fresco, la mayonesa, el jugo de limón y el aceite de oliva son la base principal de esta deliciosa salsa.

El ajo, con su sabor único y penetrante, le da carácter a la preparación, mientras que la mayonesa aporta suavidad y cremosidad. El jugo de limón agrega un toque cítrico refrescante, y el aceite de oliva contribuye con su sabor distintivo y saludable.

En este artículo, te mostraremos cómo hacer una salsa de ajo casera que te dejará con ganas de repetir.

Salsa de ajo casera

Ingredientes

  • 6 dientes de ajo, pelados
  • 1 taza de mayonesa
  • 2 cucharadas de jugo de limón
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • Sal y pimienta al gusto
  • Opcional: perejil fresco picado, chile en polvo o salsa picante para darle un toque extra

Preparación

  1. En un mortero o con un cuchillo, machaca los dientes de ajo hasta obtener una pasta fina.
  2. En un tazón, mezcla la pasta de ajo con la mayonesa, el jugo de limón y el aceite de oliva. Remueve bien hasta obtener una salsa suave y homogénea.
  3. Prueba la salsa y agrega sal y pimienta al gusto. Ajusta los condimentos según tus preferencias.
  4. Si deseas darle un toque adicional, añade perejil fresco picado, una pizca de chile en polvo o unas gotas de salsa picante. Mezcla nuevamente para incorporar los ingredientes adicionales.
  5. Transfiere la salsa de ajo casera a un recipiente hermético y déjala reposar en el refrigerador durante al menos 30 minutos para que los sabores se mezclen.

Consejos para tu salsa de ajo casera

  • Si prefieres una salsa de ajo más suave, puedes reducir la cantidad de ajos utilizados.
  • Experimenta con diferentes especias y hierbas, como cilantro, albahaca o comino, para personalizar el sabor de la salsa.
  • Agrega un toque de lima en lugar de limón para un sabor cítrico refrescante.

Esta salsa de ajo casera es perfecta para acompañar una amplia variedad de platos, como carnes a la parrilla, papas fritas, hamburguesas o incluso como aderezo para ensaladas. También es ideal para disfrutar sola con un trozo de pan crujiente.

Deja un comentario